martes, 17 de septiembre de 2013

LA ACTIVIDAD PESQUERA DE CANDÁS A FINALES DEL SIGLO XVIII


Interesante información sobre la descripción de las costas de Carreño, la situación de los muelles locales y su industria pesquera en los años finales del siglo XVIII nos la aporta la documentación manuscrita referente al proyectado Diccionario Geográfico de Thomás López. La descripción y posiblemente también las respuestas al Interrogatorio solicitado fueron realizadas por el sacerdote candasín Benito Antonio de la Auja Manuel, cura por entonces de la parroquia gozoniega de San Pedro Navarro, que enviaría dichas cedulas desde Candás el 23 de mayo de 1792. De ellas transcribimos una parte de la introducción y la respuesta a la pregunta 9ª, la referente a la actividades manufactureras y fabriles existentes en el municipio:


“Candás es Puerto de mar, que aunque por la ruina de sus muelles (no está) en uso para muy grandes navíos (aunque si para los de poco porte y lanchas de Pesca que hace con mucha abundancia de Besugo y sardina en sus respectivos tiempos) si se limpian, y reparan los muelles, como su majestad al presente tiene mandado, sería muy cómodo para navíos de grande porte; y su surgidero es el mejor de toda la costa, desde el Ferrol, a Vizcaya.


Mira la situación de Candás a el Oriente y mediodía, y por la parte de oriente en su entrada por la mar tiene a la ribera, que sirven de defensa de los aires rigurosos de Norte, y calientes del mediodía, dos pedazos de monte, el uno a el lado de el norte, que llaman la Atalaya de San Antonio, y el otro a el mediodía que llaman el monte de San Sebastián, uno y otro tiene en la cima su ermita de el santo de sus respectivos nombres.


Contigua a la Atalaya de San Antonio, y entrando por la mar hacia el Noroeste está la punta o Cabo de el Cuerno, y siguiendo la marina por esta parte hasta el lugar de Luanco, y Cabo de la Vaca, está a un cuarto de legua de Candás el cabo que llaman Isla de Antromero que entra por la mar hacia el Nordeste.


A el otro lado de Candás, que es el Mediodía, siguiendo por la marina hasta la Villa de Gijón esta la boca o puerto de Perán, y siguiendo a el sudeste, a un tiro de fusil de Perán y cuarto de legua de Candás está la punta, o Cabo de Socampos, y continuo a él el puerto de Antrellusa, luego, a una legua de Candás está la boca de el Río Aboño; y a dos tiros de fusil el Cabo de Torres que entra por la mar hacia el Leste.


En la Atalaya de San Antonio está mirando al Oriente un fortín de tres piezas de cañón de calibre mayor.” En cuanto a la pregunta novena del Interrogatorio se respondía lo siguiente: “Cesó ya muchísimos años hace la pesca de la ballena de que nos quedan memorias en solo los huesos que se descubren y algunos muros de edificios arruinados que la tradición advierte fueron bodegas para fabricar el aceite de ella.


En el día se fabrican y manufacturan excelentes escabeches de bonito, besugo y sardina en sus respectivas estaciones, y estos, y lo que se salazona en fresco es conducido a las Castillas por diferentes arrieros que bajan diariamente a este fin para surtir los mercados de tales provincias, aunque algunos otros pueblos de la costa también (...), ninguno puede disputar la preferencia a Candás en el modo de beneficiarlas, y por esta cualidad que tanto contribuye a la conservación y buen gusto, no dudan los exportadores pagarlo a los fabricantes a precio más ventajoso; estos últimos son varios particulares del pueblo que arman las lanchas de él, sin asociación alguna entre sí, sino cada uno con el patrón y marineros que ajusta en cada un año para la pesca durante el mismo. No se encuentra en toda la jurisdicción otro ramo de industria más de lo dicho y algunos telares de lienzos en el pueblo.”


 Fuente visitada. www.saber.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada