sábado, 11 de enero de 2014

DE CORAO Y LLENÍN A MESTAS DE CON


Esta senda iba por las cercanías de las llamadas Mestas (de Mestas de Ardisana a Mestas de Con). Por esa antigua calzada romana paso Jovellanos hace algo más de dos siglos.

Una posible señal de esa vía, o camino primitivo, aparte de los restos de empedrado cerca de Ardisana y los puentes de traza romana, puede ser que, en el palacio de Labra, se encontró una lapida funeraria de muy posible origen romano, dedicada a Domitio Flavio.

Aunque, si no se fuese por esa zona y se girase para el Sur, una buena marcha a pie puede desarrollarse en dirección contraria, desde Corao al Picu Priena (mal llamado "Cruz de Priena", solo porque hay una cruz en su cima). Pasando por el Cuetu Abamia..

La afamada iglesia parroquial de Abamia esta tristemente de moda por los destrozos en su iglesia (y en los tejos que rodean ese templo). La caminata seguiría por las Cuadras de Canal, Cantu Pandal y Uporquera. Esta actividad entre Corao y el Picu Priena puede ser de unas tres horas, subiendo siempre. Y la bajada al Real Sitio de Covodonga se hace en una hora.

Pero si la meteorología no acompaña, la caminata puede ser por la zona más baja, sin subir al Picu Priena, partiendo igualmente de Corao o de Corau Castiellu, en dirección norteña, entre huertas y verdes campos, en una zona rural envidiable, cruzando por pistas (algunas ya asfaltadas u hormigonadas) y con ligeras subidas, o llaneando, por el medio de típicas aldeas y pueblos, que están en vías de ser importantes núcleos de turismo verde.

Si se toma, como decimos, el punto de partida en el pueblo de Corao, o en el de Labra (con afamada fortaleza y palacio), se puede realizar una travesía tranquila, con final, por ejemplo, en Mestas de Con. Pasando por el hermoso paraje del río Chico, o por la ladera del Picu El Castillo (donde estaba el citado castro). Para luego seguir por la que podría llamarse la "Ruta de las Iglesias", pues en los pueblos y aldeas del recorrido están las antiguas iglesias y capillas de Nuestra Señora de La Velilla de Tárañu, Santo Tomas de Llenín, Santa María de Villaverde, Santo Toribio de Beceña y San Martín de Grazanes.

Se cruzará por típicas aldeas, cuidados campos de labor, verdes prados y arroyos o ríos caudalosos que tributan sus aguas al Güeña, como son el citado Ríu Chicu y el Piedrafita. Parte de la ruta es la senda señalizada de Llanes a Covadonga, que cruza por Mestas de Ardisana, collado de Piedrafita (citado por Jovellanos) y Cuerres. Esta antigua calzada romana aún conserva una parte del empedrado y contrafuertes en lo alto del monte. Abajo, ya hay muchas pistas o carreteras. 

Fuente visitada. descubreasturias.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada