jueves, 11 de abril de 2013

LA COSTA ASTURIANA


En el límite con Santander, donde los mapas sitúan el comienzo de la costa asturiana por el este, se encuentra la ría de Tina Mayor. Sus aguas son compartidas por la comunidad cántabra y a su vez dan entrada al paraíso asturiano.
Comienza el recorrido por una costa que no deja de sorprender y que finaliza al llegar a tierras de Castropol y a las aguas del río Eo. La presencia del Cabo Peñas, el punto más septentrional de Asturias, en el término medio del territorio costero contribuye a que se delimite el litoral en términos de costa de Occidente, Centro y Oriente. En todas ellas el mar exhibe una gran variedad de formas y paisajes y por lo tanto toda una suerte de contrastes. Tal vez el mayor de todos ellos se debe a la proximidad de la montaña a la costa asturiana.



Esto ocurre en ambas alas del litoral, aunque de forma más pronunciada en el Oriente. No es fácil encontrar alturas de más de mil metros a tan sólo cuatro kilómetros de la costa y eso ocurre en la Sierra del Sueve. Y no es el único caso, la Sierra del Cuera tiene alturas como el Turbina, de 1.315 m. y se halla también muy cercana a la costa. Desde lo alto de su cima se pueden observar, a un lado, como a tiro de piedra, los majestuosos Picos de Europa y a otro, a escasa distancia, toda la rasa costera.


El contraste también se hace notorio en las playas. La variedad es enorme. Las hay pedregosas de cantos rodados, con cierto aire salvaje y poco frecuentadas, mientras que otras, de arena fina, son objeto de peregrinación turística. Es el caso de muchas playas del Oriente como La Franca en Ribadedeva, Niembro, y Buelna en Llanes, la Griega en Colunga, o Rodiles en Villaviciosa. El Occidente asturiano tiene también arenales muy destacados como la playa de Aguilar en Muros de Nalón, la del Silencio en Cudillero, Frexulfe en Navia o Porcía en Tapia de Casariego.


Algunas calas muestran un relieve recogido, ideal para disfrutar de un baño tranquilo, como la de Monellos, en Coaña. Otras, por el contrario, extensas y abiertas, son codiciadas por los surfistas que aprecian el oleaje. Sin duda el mar Cantábrico ha cincelado caprichosas formas en la costa asturiana, por eso es posible encontrar cuevas y arcos horadados por la fuerza del mar en La Nueva, en Llanes, o los conocidos bufones de Buelna, o Arenillas en Llanes que impresionan al visitante cuando el mar se halla bravío.


También impresionan los altivos acantilados que combinan a la perfección la verticalidad con la altura. El cabo de Busto en Valdés es buena muestra de ello, y en Vidió, donde se halla uno de los cabos más agrestes con un faro del mismo nombre, los acantilados tienen alrededor de 80 metros de altitud. El occidente asturiano presenta las playas y calas más agrestes, y salvajes. Algunas con accesos tan inhóspitos que aseguran al visitante una tranquilidad absoluta. La riqueza del litoral asturiano también se deja ver en sus fondos marinos que atraen a los amantes de la pesca submarina y a los pescadores de caña.


En la línea costera, se encuentran también importantes villas como Llanes, Ribadesella, Candás, Luarca, Navia, o Tapia, entre otras, que no han olvidado sus raíces marineras aunque sus flotas pesqueras estén en franco retroceso. Y próximas a las villas se hallan pequeños pueblos marineros rebosantes de tipismo. Sus casas encaladas, forman calles estrechas, y muchas de ellas se descuelgan hacia el mar,como ocurre en Viavélez, Ortiguera o Lastres.

  
 La costa asturiana presenta también enclaves de gran interés turístico: como las Cuevas de Tito Bustillo, en Ribadesella. En esta parte de la costa entra en escena uno de esos ingredientes que aumentan el interés. El hallazgo de importantes huellas de reptiles del Jurásico le ha dado a esta zona el sobrenombre de 'la costa de los dinosaurios'. El Muja, Museo del Jurásico, en Colunga, explica detalladamente la presencia de estos animales en tiempos pasados.


Otros moradores del litoral, esta vez en tiempo presente, son las aves, incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas, como el cormorán moñudo y el paíno, entre otras. Algunas especies como los treparriscos, prefieren los acantilados. Ellos, como los humanos, han aprendido a adaptarse a una costa variada, rica en paisajes y accidentes geográficos.


 Fuente visitada. revistafusion.com/asturias

1 comentario:

  1. La tierra de cada uno es la mejor, pero a nuestra tierrina...

    ResponderEliminar