viernes, 1 de julio de 2016

NUESTRA SEÑORA DE LA PEÑA DE FRANCIA


Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia Sobre el Güeyu de Deva, en el lugar de Pedroco, se levanta el santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia. Se construyó a instancias del prior de la Catedral de Oviedo, don Luis Ramírez Valdés, quien también mandó realizar la colegiata de San Juan Bautista.


La inauguración tuvo lugar el día 1 de septiembre del año 1691, tal como refiere un documento manuscrito perteneciente al archivo particular del conde de Güemes, Álvaro Armada Barcaiztegui. El santuario ha servido a lo largo de su historia como panteón de la familia del conde de Revillagigedo. En el Catastro del marqués de la Ensenada se cita como singular el hecho de que en este santo lugar morase un ermitaño.


Jovellanos, con relación al santuario, dice lo siguiente: «En esta parroquia hay un santuario dedicado a la Virgen, con la advocación de Peña de Francia, que es notable por su amena y caprichosa situación. La ermita está colocada en el rellano de un alto peñasco a cuyo pie rompe un riachuelo que, abriéndole a flor de tierra y haciendo a su salida un ancho y cristalino remanso, de dos a tres pies de fondo, toma después su curso y forma en sus aguas uno de los brazos del río de Piles, que desagua en la playa oriental de la villa. Este remanso se ve siempre lleno de pequeñas truchas que, con título de güeyu de Deva, se estiman mucho en Gijón por su exquisito sabor.


 Fuente visitada.
asturias.es/asturias/patrimonio

1 comentario:

  1. Muchos gijoneses no lo saben. Bien Marisina, eres un fenómeno.

    ResponderEliminar