miércoles, 28 de diciembre de 2011

LES PAXARINES DE SAN MATEO


desde las diez de la mañana y hasta finalizar la misa mayor de San Mateo, la tradicional venta de les paxarines, las figuras de pan que, según cuenta la tradición, se inspiraron, hace ya unos trescientos años, en las pequeñas figuras halladas junto a la imagen de San Mateo. Y se vendieron volando, más de medio millar, al menos, lo que se vendió durante el día grande de las fiestas.
Unas figuras consideradas de la suerte, que antes se utilizaban como amuletos que se colocaban en las ventanas para proteger a las casas de las tormentas.

(“El día de San Mateo, una de las visitas de los ovetenses es al atrio de la Catedral para adquirir ‘paxarines’, elaboradas por la familia Cartón y llevárselas a casa no preocupados por el hecho de que sean amuletos o talismanes.
Son eso, ‘paxarines’ de San Mateo, y es suficiente para satisfacer una ceremonia/ritual: sustituir les ‘paxarines’ del año anterior por las recién nacidas y mantener viva la tradición porque los nuevos tiempos no están huérfanos de peligros y les ‘paxarines’ en días de tempestad alejan las centellas de casa”)

La familia Cartón utiliza desde hace varias generaciones: harina de pan bañada en azafrán y luego se cubre con una capa de huevo tras amasarla. Finalmente se mete al horno. No hay más secreto. La forma de estas figuras no cambiaron mucho en los últimos años: el Mateín, el perro y las cestas. A partir del año 2000 se les puso una cinta de color azul, que es el de la bandera de Oviedo. La tradición continúa.

El premio Paxarina de oro fue creado en el año 2001 para distinguir a las personas, instituciones y entidades que se hubiesen distinguido por su "espíritu carbayón y su defensa de los valores espirituales y materiales que identifican y caracterizan nuestra ciudad".

3 comentarios:

  1. Cada festividad tiene sus tradiciones, es bueno darlas a conocer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. De momento pensé que eran pajarines, pajaritos o pajaricos. Es muy curioso y como siempre muy interesante. Gracias Marisa.

    ResponderEliminar