martes, 27 de marzo de 2012

EL "CORRU" ASTURCÓN


El número anual de nacimientos de asturcones se ha duplicado en la última década, pasando de 96 en el año 2001 a 205 en 2010. Con esta evolución, su censo poblacional ha aumentado casi un 30%, alcanzando la cifra actual de 2.382 ejemplares (1.489 hembras y 893 machos), a fecha del pasado 20 de diciembre.
Son datos aportados a Europa Press por la Asociación de Criadores Acpra, que gestiona el Libro Genealógico de esta raza, y que agrupa a 176 criadores, de los 379 que existen en toda España.
Los datos muestran que un 77,31% de los ejemplares han sido criados en Asturias, pero también hay presencia en otras provincias, principalmente limítrofes, como León, Palencia o Cantabria. No obstante, también se registran asturcones en Madrid, Gerona o Almería.

La evolución de los nacimientos de asturcones muestra una línea ascendente desde el año 2001, hasta el 2008, fecha en la que alcanzó su máximo número, 227, y desde entonces ha experimentado un ligero descenso.
La asociación ha destacado a Europa Press estos datos, preguntada sobre la situación actual de la raza. Así, ha incidido en la recuperación del animal, pese a la dificultad de su cría en extensivo. El principal problema es "la depredación a la que se ven sometidos por la fauna silvestre, especialmente el lobo, que en
determinados concejos ha llegado a mermar hasta el 70% de los potros del año". Otra de las grandes dificultades, señalan fuentes de Acpra, "es el gran desconocimiento y la infravaloración de nuestro patrimonio cultural y legado genético, que lleva a algunas administraciones municipales a prohibir a los asturcones la vida en extensivo en sus montes".
La entidad ha querido destacar sus principales demandas ante el nuevo consejero de Agroganadería, Albano Longo. Como colectivo aglutinador de los criadores de raza asturcón, "reivindica que la administración autonómica facilite y simplifique las gestiones para la obtención de ayudas a nuestros criadores". Como entidad gestora, echa en falta una "mayor implicación del Gobierno del Principado para la promoción del Asturcón como un bien cultural, empezando por Asturias".
También se exige "la difusión cultural del Asturcón como una raza autóctona de protección especial en peligro de extinción, y la promoción y fomento del mismo en el exterior de nuestro territorio, no sólo como un animal rústico y salvaje, sino que domado como cualquier otro caballo es perfectamente válido para la práctica de diferentes disciplinas deportivas y para eso es necesario el compromiso del Gobierno del Principado".
El colectivo nació en 1987 con el objetivo de "defender, conservar y fomentar" la raza del asturcón y su conocimiento. Desde 1995 está reconocida por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para la llevanza del Libro Genealógico de este caballo asturiano. Acpra gestiona actualmente dos centros de cría y conservación.

********************************************************

En la actualidad el asturcón sigue con una vida dura en el monte, pero empieza a extenderse su crecimiento en fincas de cría, donde el cuidado humano permite la selección y el desarrollo de los mejores ejemplares.
Reproducción-
Con la llegada de la primavera se producen los alumbramientos de los nuevos potros. Despues de una gestación de once meses, entre ellos los de invierno, las yeguas que van a parir se separan del "corru" y buscan un lugar protegido y tranquilo en el que tumbarse. Allí nace el nuevo asturcón tras un momento mágico que apenas dura unos minutos y que siempre se produce durante la noche. Es así como la yegua reduce sustancialmente la posibilidad de ser descubierta por alguno de sus enemigos.
A diferencia de otros animales, los potros se desarrollan muy rapidamente, hasta el extremo que pocas horas después de ver la luz ya pueden trotar al lado de la yegua.
Nueve días después del parto, las yeguas entran en celo, llegando a criar con frecuencia hasta los veinticinco años de vida, lo que nos ofrece un testimonio rotundo de su fortaleza.
Costumbres-
Las condiciones naturales han favorecido el desarrollo de algunas de las singularidades de la especie. Es el caso, por ejemplo, de lo que se llama popularmente el "corru" que denomina la formación de manadas de asturcones.
El origen de esa denominación se debe a la actitud colectiva de los caballos frente al ataque y el hostigamiento que han sufrido históricamente de los lobos. Las manadas sueltas por los profundos valles o las intrincadas montañas han ido adaptándose al medio y a los peligros externos. De ese modo el grupo de asturcones se situa en círculo con las grupas hacia el interior del mismo y las cabezas hacía el exterior. Así defienden mediante manotazos, a sus crías protegidas en el interior del "corru".
El asturcón es uno de los ponis más antiguos y puros del mundo. El primer testimonio de su existencia está recogido en el año 80 a. de C. Ya entonces se valoraba de modo especial por su velocidad y por su valor en combate. También por la suavidad de su paso.
Aunque su uso tradicional esta relacionado con las tareas agrícolas a lo largo de estos siglos, también fueron comercializados para otras tareas. Por ejemplo fueron utilizados en París para el tiro de pequeños carruajes en el siglo XIX.
Hoy también se defienden en la actividad deportiva. Varios asturcones se han proclamado campeones de España de equitación en diferentes modalidades durante los últimos años.
Una vez domados se les observa un temperamento excelente, muy noble. Son un poni ideal para los niños. Muestran de forma natural unos aires vistosos y característicos, junto con un vigor desproporcionadamente alto para su tamaño. Su acción es suave, sencilla y muy cómoda, a lo que hay que añadir su disposición natural para el salto. Con el arnés, dada su fortaleza, demuestran aptitudes excepcionales.

Fuente visitada.
lavozdeasturias.es
faunaiberica.org

1 comentario:

  1. Muy interesante, yo conozco un poquito al asturcón.

    ResponderEliminar