martes, 2 de julio de 2013

EL INDIANU DE LAS TRÉBEDES ( EN LA LENGUA ASTURIANA-ORIENTAL O JABLA)


Escrito de 1914 en la lengua asturiana-oriental o "jabla".

 "Era la víspara de San José. Depicuaba el Sol per detrás de San Antolín, con cara de disgustu y quiciás avergonzáu, por que no había podidu calentar las oreyas a los pacíficos Celorianos; que con las manos en senu, trataban de darse el calor que yos había negáu el Señor de cara de Borona.

 Solo de cuando en cuando asomaba el focicu per la calluca arriba, algún rapacín que contra so voluntá iba a buscar dáque perrona de escarchau pa calentar el cañaveru del amu de casa.

Mirando pa allá abaxu se vía a una vieyina espotrexando por sacar un calderu de agua de la poza de "Cuencas" con el refaxu arremangáu, y ensiñando la saya de abaxu toda empalombada de cuchu.


 A todo esto se estremecieren las oreyas de los que en casa de nos tomaban el café con goteras; con el pitazu del tren, que asomaba ya, per delante del Cuetu el Cárabu.

Pocu a pocu se joi acercando hasta que dió un somoquiatu, y paró, echando bulleru per los carrillos.

Abrióse la puertina de unu de los calabocinos y empecipió a baxar la indianada. Baxó primero una rapacina como de unos doce años; baxó otra igual, y otra más, las tres por ciertu roininas pero vae; Lluego baxó un hombrón gordu, muy gordu, con una barrigona así de grande, y dempués baxó una muyer así, así, que mas bien, gorda que flaca era, y no paece que gastaba mucha salú que digamos; buenu; pues dempués baxó una mozina muy guapina por ciertu y muy curiosina al paecer.

 Mios probes del alma; faltaba lo mejor, por que pa rematar el riestru baxó del tren el hombre más feu que pueden encarcular las dos muyeres dé bien mejores, que heva.

Como el que a feu quier, guapu y paez, en menos que vos lo cuento, había allí ma é media ocena preguntándoseyos qué, sé, yo cuantu; entre ellos ví al güelo del indianu del mío cuentu, y abrazalu por ciertu muy cariñosu.

El probe indianu, era a decir verdá, mas feu que la niétoba, negru como un tolobre, llargu y secu como un juste; con las patas torcidas y mediu jorobau; agora pa mejor matála venía vestidu de color de cuervu solteru, y presentaba el hombre la mesma figura del trasgu.



Baxamos per la Calluca abaxu y paróse a jablar con la tía Sanchi que estaba dandoi la llabacia a un coinin muy tresmau por ciertu, y entamaren esti diálogu: ¿Buenas tardes tía Sánchez, no me conoce? Sí mío jiyu sí, ¿No eres el jiyu de Rosaurina la Montesina? Hás de ver mío jiyu? Hás de ver? Que güen mozu, y qué polu está? Váe jiyu váe, déxame dái un pocu de jariellu a esti cochucu que San Antoniu lu guarde, "Mongriu"; jiyu, pos per aquí ya ves; güenu, que heva salú y mal añu pal pecau eh? Con la misma, la vieya metióse en casa, y el indianu sin discurrir que iba a contestar, siguió pe la caleya alante aguantando tantos cocomexos como y espitaban las muyeres que jallaba, diciéndoi que si era güen mozu, y un paxau mas de mentiras de esi o apaecidu calletre. El probe berrascayu creía todo; y tan inflau como una llavativa se ponió, que no cabía pe la caleya; (prueba de ello é que por pocu saca un oyu con un esbardiu de la parea del güertu del tíu Perico el Maestru) Lo que pasó allá en casa no vos lo cunto, por que no jaz falta.

Entre solmenatos y asucedidos, joi pasando el tiempu y llegaren las Flores de Mayu, el sallu y qué se yo, cuantu mas. No perdió el muy panoyu, una novena, por cortejar con las rapazucas, pero no i aproveció muchu, en vertú a que era muy probe, mas feu que un sarapicu, y tan sosu como la raíz de jelucho podre. Si no é verdá, que mala soga me espurra, pues puede decilo la moza a quien i pidió querencia, que por pocu y arrodia la cara al pescuezu de un soplamocos. Todo eso por fachendosu y atrevidu.


El probe, se ponió tan desesperau y tan enguizáu que se empeñó en que lu habían de querer, y andaba metidu entre las rapazas en sallu; yos quitaba el zarciellu y trabayaba como un berrugu pero....ni por esas, por que no i dieren ni migaya de cariñu.

No por eso golvió pa trás, pues aprendió a inflar y desinflar las tripas a un demoniu, destrumento que i llamaba alcordión, y cada vez que y soplaba había que arreglar las colleras de los xatos del Pueblu por que todos se soltaban, menos los que estaban ajambriaos que yos daba el paralís.


Por fín llegó el día del Carmen y.....como diz el refrán "cuantu más vieyu é el Burro, más mataduras y salen", y el probe braguetu llevó un susto mayor que la olla Borizu pues gracias a que y parllaren a la oreya se salvó de que lu pescaran los Ceviles. ¿Sabéis pa qué? Pos paece que a pesar de lo feu gustóyos pa quintu, y el probe hubiéraislu vistu correr per Güengüeyu arriba; que paecía que llevaba una máquila de moscas rociniegas en senu. El hombre se escabulleció de la fiesta, pasando todu el día metidu en un genal, gracias a una güena muyer que y dió permisu, con tal de que no prendiéra juebu con dáque cerillu a un monton de purreta que había allí mismu.

Desapaeció del pueblu, y a los quince días que creíamos que ya estaba dando golturas y calumbos pe la mar, ensiñó el focicu, con una cara tan espritada como la que pon un ajorcau.

Lo demás que pasó y que de ellí sé, vos lo cuntaré otru día, por que hoy tengo mucha galbana, y me se taraminga el alma de sentimientu, con lo que vos tengo aguardau, de lo que i asucedió, al indianucu de esti rellatu que anque digáis lo que queráis é todo una verdá como una casa.

 El idianu según sepí se joi pa labana y no sé onde estará llorando lo que i pasó en el pueblín de Celoriu, con las rapazas que no i jecieren casu por todo lo dichu y lo que vos diré en la que, y daré el llamatu de segunda parte, con todo y rabu". 

Hasta la otra.
"El indianu de las trébedes"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada