martes, 25 de junio de 2013

LOS MOLINOS DE CORRORIU - QUIRÓS


Un tramo de la calzada que unía tierras de León con la costa gijonesa (Noega o Gigia) por los montes de Quirós y que se conoce ahora como “Camín de las Reliquias” (pues por ella se salvaron los tesoros de la Catedral de Oviedo, en época musulmana), está ahora señalizada como sendero de gran recorrido GR-207 y se puede hacer con cierta facilidad. Curiosamente la inefable Red de Caminos Naturales que promueven las autoridades medioambientales asturianas y españolas va casi paralela a ella por la nueva y prolongada Senda del Oso en tierras quirosanas, lo que puede inducir algo a la confusión. Las señales de esta última son de color granate y las de la antigua calzada romana o Camín de Trobaniellu (y Ventana) son color verde; lo que aclaramos para evitar despistes.

En la parte intermedia de esta vía histórica, hay unos molinos de agua, en buen estado, aunque en desuso, que merece la pena visitar en una corta caminata por esta antigua calzada. No son como los afamados Molinos de la Veiga, en tierras pravianas de Cañedo (en plena “Ruta de los Marineros”), aún en uso, pero estos molinos quirosanos, llamados de Corroriu, al igual que el bello río que los forma, si deben de ser conocidos, en la esperanza que se cuiden y conserven, como un patrimonio cultural y natural importante, en medio de un maravilloso bosque de castaños, entre otras especies arbóreas y arbustivas (por ejemplo avellanos).

La caminata puede ser corta, de poco más de una hora, si se parte de Coañana y algo menos si se sale de la Vega de Arrojo (Arroxu); y puede ser en plan de travesía de un punto a otro o ir y venir por el mismo camino, lógicamente. En el trayecto desde Coañana, primero se pasa por los restos del antiguo castillo de Alba, pequeña fortaleza para vigilancia de la calzada, así como por la capilla del Santo Angel (y su gran tejo), junto al pueblo de Faedo; y todo el recorrido es en medio de un hermoso bosque de especies autóctonas. Arriba, a la derecha, al Oeste, nos queda la sierra de Sobia (y la maravillosa braña de corros de Canchongo, con un lago citado también por Jovellanos) y un poco más al Noroeste, la sierra o Picu Gorrión, refugio de osos y lobos… Delante se alza el embalse y foz de Valdemurio; y, a la derecha, al Este, la Peña Alba y la Peña El Sairón.

Tras dejar Faedo, en un cruce, se abandona momentáneamente la calzada para seguir por un camino, conocido por El Castañeo, dado que abundan estos árboles y las “cuerrias”, que es el que nos conduce a los Molinos de Corroriu. A ellos se llega en pocos minutos (la senda sube y baja con frecuencia) y allí se pueden apreciar los tres molinos harineros, sus viejos canales y las compuertas de madera para dar paso al agua, de uno a otro molino; así como el caudaloso y hermoso río de igual nombre. Muy próxima a ellos está ya la carretera que va a Fresnedo (Fresnéu). En este pueblo se cultiva aún la escanda y se produce artesanalmente el famoso queso de Bota (Queisu de Bota).

El paseo montaraz se puede iniciar también en Vega de Arrojo, o en Faedo, o Fresnedo, cerca de San Salvador y La Fabrica… En recorrer todo este itinerario se tardará algo más de un par de horas, a paso suave. Y, si nos sentimos con fuerzas, podríamos seguir paseando por la llamada Senda del Oso o por este camino histórico (GR-207). También merece la pena recorrer el tramo empedrado desde el pueblo de Fresnedo a Villagondú (cercano a Vega de Arrojo), pero este está muy abandonado y es más pendiente.


Si nos decidimos por iniciar la caminata en Coañana, podemos ver la iglesia de Santiago, el palacio de Alvarez Manzano, la casona-palacio de Don Rogelio y los restos del citado Castillo de Alba… En la capital quirosana está el museo etnográfico de Quirós. Y, al final de la ruta, se puede ver, en Arrojo, la restaurada iglesia románica de San Pedro de Arrojo, que ahora los lugareños llaman también, tras la modernización de su entorno San Pedro del Regodón (o “San Regodón de Arroxo”) por los curiosos muros de piedras construidos por destacados expertos culturales. Junto esta antiquísima iglesia pasa el camino histórico o calzada romana que traíamos (GR-207) y que continúa en dirección a Pedroveya (y Bermiego y Puerto de Andrúas); por donde podríamos seguir paseando, si nos sentimos con fuerzas y ánimos.

DATOS Y CONSEJOS VISITAS CULTURALES:
·         Capillas e iglesias de Bárzana, Faedo y Coañana
·         Iglesia de San Pedro de Arrojo
·         Palacios de Coañana
·         Museo Etnográfico de Quirós
·         Capilla de la Virgen de Alba
·         Restos de calzada romana
·         Molinos de Corroriu
·         Restos del castillo de Alba

COMO LLEGAR:

Por la carretera regional AS-229. En Bárzana tomar la carretera a Coañana,
donde se deja el coche. También de se va por Vega de Arrojo. 

 Fuente visitada. .descubreasturias.com

2 comentarios:

  1. muy buen reportaje y muy bien detallado,ya he leido algo sobre estos molinos,me parece una visita interesante,pasaremos a visitarlos.saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra el poder servirte de algo amigo. un saludo

    ResponderEliminar