sábado, 15 de diciembre de 2012

EL CONCEJO DE SANTA EULALIA DE OSCOS


El Concejo de Santa Eulalia de Oscos tiene una superficie de 47,12 km². La capital del Concejo es Santa Eulalia de Oscos. Pertenece a la Comarca del Eo-Navia y al Partido Judicial de Castropol. La altura máxima del Concejo es Pousadoiro, 948 metros, y la mínima el Río Barcia, 330 metros. Se encuentra comprendido entre los municipios de Villanueva de Oscos y Taramundi, al N.; el de Grandas de Salime, al S.; los de Villanueva y San Martín de Oscos, al E.; y la provincia de Lugo, al O. El principal río del Concejo es el Agüeira, que atraviesa el suelo de Santa Eulalia en dirección noroeste-suroeste.
Dos ríos que fluyen sus aguas en el Agüeira son el Barcia y el río Murias, dentro del cual podemos contemplar la catarata de Seimeira de Murias, un espectacular paraje.


Los aún frondosos bosques existentes de castaños, robles y abedules dan cobijo a una fauna variada de corzos, zorros, jabalíes, águilas ratoneras, truchas y nutrias que conviven con otras especies. La agricultura sigue siendo el motor económico de la villa, destacando los cultivos de cereales, patata y hortaliza, así como cultivos forrajeros y la explotación de carácter minifundista de ganado bovino, mayoritariamente de las Razas Asturiana de los Valles y Frisona, así como ganado porcino y equino.


La comarca de los Oscos mantiene una gran tradición artesana. Aún perviven antiguas fraguas («forxas») y mazos movidos por agua, que nos muestran la antigua industria del hierro. Santa Eulalia está salpicada de pequeñas ermitas. Son pequeñas edificaciones construidas con materiales autóctonos que aparecen al borde de los caminos con su particular encanto, al contar en la mayoría de los casos con pórtico y nave como únicas estructuras, un altar simple complementado con hornacinas, y el tradicional y mítico «teixo» complementando el conjunto religioso.


La gastronomía se convierte en Santa Eulalia en uno de sus muchos atractivos. Lo más representativo son los «roxois» (grasa de cerdo frita con cachelos —patatas cocidas—), el caldo de grelos con «compango», la «cachona» (cabeza) de cerdo con cachelos o con grelos; el caldo de nabizas es uno de los manjares tradicionales que definen su cocina, sin olvidar los callos de ternera con garbanzos, el compango, la carne «roxa» y los productos del cerdo en general, el cabrito, las empanadas... Ya en los postres, mencionar la miel autóctona de brezo junto con el arroz con leche, y los frisuelos o filloas.



Fuente visitada.

el.tesorodeoviedo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada