miércoles, 13 de febrero de 2013

EL CONCEJO DE ALLER



Limita al norte con Mieres, al sur con la provincia de León, al este con Laviana, Caso y Sobrescobio y al oeste con Lena. forma parte junto a Lena y Mieres de la cuenca minera del Caudal. Su principal actividad económica ha sido durante más de un siglo la minería del carbón, sobre todo la parte baja del valle, siendo compaginada con la agricultura y la ganadería. El curso bajo del río Aller, al confluir con el Caudal, forma un valle profundo. Río arriba se llega a Cabañaquinta, capital del concejo desde 1869. El valle de alta montaña que lo forma culmina en el puerto de San Isidro (1.520 m), límite de Asturias con León. El sector turístico ha crecido mucho en los últimos años, destacando la localidad de Felechosa, a 13 kilómetros de altura.

Entre las bellezas naturales se encuentran las Hoces del Pino y las del Aller, profundas gargantas excavadas por las cuencas de los ríos en la caliza de montaña. También se puede acceder a cumbres emblemáticas como el Torres (2.100 m), el Toneo, Peña Redonda, el Retriñón, Peña Mea... Sus fiestas principales son los Humanitarios de San Martín de Moreda, el 11 de noviembre, la de San Antonio de Piñeres, celebrada el último domingo de agosto y la romería de Miravalles en Soto el 8 de septiembre.

También se celebran varias ferias de ganado en Cabañaquinta, entre las que destacan en importancia la del viernes de marzo anterior al día de San José, la del Rosario el primer viernes de octubre, la de Todos los Santos y el Mercaón o feria de San Andrés que tiene lugar el tercer viernes de noviembre.

 Historia-
La romanización del lugar dejó una vía romana que divide los concejos de Lena y Aller conocida como vía Carisa, entre Lena y Lugo de Llanera. Otros vestigios son un casco de cobre con varios relieves, monedas de plata anteriores a Tiberio y otros restos arqueológicos.

La Alta Edad Media nos aporta el primer documento sobre Aller en la catedral ovetense: en el año 857 un documento hace referencia a un afluente del río Aller. Las fuentes arqueológicas hablan de poblamientos en los siglos IX y X, como atestiguan las inscripciones de la iglesia de San Vicente de Serrapio (894) y la iglesia de San Julián de Llamas (940). A partir del siglo XI se define la organización espacial de la comarca, gracias a un documento en el que un tal Senior y su mujer Olimpia ceden una serie de propiedades para fundar un hospital.

En el periodo bajomedieval hay modificaciones en el poblamiento del valle. Durante el reinado de Alfonso X la puebla de Aller es fundada. La corporación allerana comienza a funcionar de forma regular a partir de entonces. A partir del siglo XVIII los datos de Hacienda y del Archivo Histórico Nacional nos revelan un gran sector ganadero. El comercio despegó gracias a su situación de enclave en el itinerario entre Asturias y la Meseta. El Puerto de San Isidro, en el siglo XIX, aumenta aún más su importancia, al unir la carretera el valle principal con la cuenca del Caudal. Con esta infraestructura viaria comienzan las explotaciones carboníferas de Aller, paralelamente a la aparición del ferrocarril, que comunicó su valle con los del Caudal y Lena.

Pasada la guerra civil española, en la que el concejo de Aller fue parte del bando republicano, la posguerra y la autarquía económica favorecieron el resurgir de la actividad minera con nuevas modalidades de extracción. Debido al progresivo agotamiento de las minas de montaña se comenzaron las explotaciones de los pozos, lo que hizo que la población se concentrase en el fondo de los valles, con la construcción de barriadas de protección oficial. Muchos pueblos, como Boo, fueron abandonados en las laderas de las montañas, y se crearon nuevas parroquias como Caborana. La crisis económica del carbón dará lugar a la creación de Hunosa en 1967, cayendo en un declive que sólo se ve frenado por el sector turístico.

Arquitectura-
La iglesia de San Vicente de Serrapio destaca por su estilo románico, con pinturas del siglo XVII. La iglesia de San Juan de Llamas, de estilo románico rural del siglo XII, es Monumento Histórico Artístico. La iglesia de San Juan de Santibáñez de la Fuente, tienen una mezcla de restos tardorrománicos y del gótico rural. La iglesia de San Félix en el Pino, en ella hay que destacar sus retablos barrocos. Es Monumento Histórico Artístico. El Santuario de Miravalles de 1745 en Soto. Destacan también palacios y castillos en diferentes zonas del valle de Aller, como el palacio de Ordóñez y Villademoros, el de Arias Prieto en Boo, el de Arias Cacheros, García de Vega, o el castillo del Soto, con un torreón del siglo XIV-XV.

 Fuente visitada. el.tesorodeoviedo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada