jueves, 23 de mayo de 2013

LA CUEVA DEL SIDRÓN - PILOÑA -


 La importancia de la Cueva del Sidrón radica en ser uno de los yacimientos más importantes de fósiles de Homo Neanderthalensis cuya existencia no se había constatado hasta el momento en Asturias. Este yacimiento es un referente del estudio de esta especie tanto por el número de restos recuperados en dicha cueva como por los individuos identificados: nueve, incluidos cinco adultos, dos adolescentes, un juvenil y un infantil. Gracias al trabajo científico desarrollado, el yacimiento se ha sumado al proyecto internacional “Genoma Neandertal”, el primer estudio genómico realizado en una especie humana extinta. Asimismo, esta cavidad posee un yacimiento prehistórico con algunas pinturas rupestres.

Estos acontecimientos han hecho que el Principado de Asturias haya impulsado una Zona de Protección Arqueológica, que incluye la Sala de las Pinturas y el yacimiento del Hombre del Sidrón, y todas las galerías que van desde estos enclaves hasta el acceso al yacimiento por la denominada Cueva de La Tumba. 

No obstante, la Cueva del Sidrón también se caracteriza por ser la mayor cavidad asturiana de calizas no carboníferas y con un alto valor biológico, pues sirve de refugio a cinco especies de quirópteros y cuenta con dos nuevas especies de coleópteros. Tiene su entrada principal a 1 km al Oeste de la localidad de Vallobal. A dicha localidad se accede desde Oviedo por la N-634, pasado Villamayor, tomando un cruce a la izquierda por la carretera AS-259 dirección Colunga.

NO HABILITADA PARA SU VISITA. **************************************************

 Está ubicada en el concejo de Piloña, en Vallobal, cerca del pueblo llamado Borines. En 1994, Carlos Armando, Juan José y Francisco Javier del Río, espeleólogos gijoneses que exploraban una de las galerías de la cueva encontraron los primeros restos humanos, que resultaron ser de neandertales de unos cuarenta mil años de antigüedad, y recibieron el nombre popular de hombre de Sidrón. Se ha encontrado gran cantidad de material lítico y óseo.

Los primeros restos encontrados fueron una mandíbula completa, una hemimandíbula, y una serie de restos que son fragmentos de distintas partes del cuerpo de distintos individuos. Datados entre 70 y 30 mil años. También se encontraron abundantes piezas dentales. Gracias al método de datación carbono-14, que mide la antigüedad del carbono presenten en un objeto, y a la utilización de dos diferentes laboratorios, el Laboratorio de Ciencias del Clima y del Medioambiente francés (LSCE, por sus siglas originales) y la Unidad de Acelerador de Radiocarbono de Oxford (ORAU) los investigadores situaron a los neandertales de El Sidrón hace 49.000 años. La nueva datación de carbono- fue precedida por un tratamiento muy sofisticado de ultrafiltración para reducir al máximo la contaminación.

El resultado reveló que los restos tenían entre 45.200 y 51.600 años de antigüedad. Se realizó una media ponderada de ese dato y los obtenidos en el laboratorio francés y se estimó que los restos tenían alrededor de 49.000 años.

Del análisis de los restos de huesos, los científicos sostienen que esos restos representaban a nueve individuos: a un bebé de unos dos años, a un niño, dos adolescentes y a cinco adultos. Hasta la fecha, la cueva de El Sidrón, ha aportado unos 1400 fragmentos óseos, entre huesos y dientes, además de industria lítica y restos de animales.

 Fuente visitada. comarcadelsueve.com
 WIKIPEDIA.

1 comentario:

  1. La de la derecha parece que esta llamando por el móvil

    ResponderEliminar