miércoles, 10 de febrero de 2010

LITOTERAPIA POPULAR




Tal fue la importancia sanitaria de las piedras en nuestro Principado,que antaño los municipios adquirían para el servicio público de sus vecinos y moradores (Bernardo Acevedo manifiesta a este respecto que un ayuntamiento conservaba dos piedras de culebra,dedicadas al uso de los convecinos y que una de ellas fu,e adquirida en cien ducados de vellón para siempre jamás del mundo. De antiguo en Asturias,desde antes de la romanización,posiblemente,se utilizó el azabache o "acebache"en bable,variedad noble de lignito y que se halló en nuestro subsuelo,dada su riqueza carbonífera y que también se le conoció como ámbar negro de Asturias.

El Coral tenía la virtud de restañar la sangre y hasta incluso servía contra sueños fantásticos.Molido y bebido,o bien haciéndolo contactar con el estómago,como colgante a modo de collar,serviría para combatir diversos males y especialmente, para preservarse del mal de ojo.Según Castillo de Lucas,evitaría la flaqueza y si se diese a los recién nacidos,antes de mamar,evitaría la alferecía.
EN Saliencia (Somiedo),según refiere Castañón se deja la sal al sereno en la noche de San Juan,para,por la mañana,dársela al ganado en la creencia que "salando" a las vacas con "sal vendita",se verán preservadas de la enfermedad.
El uso de la sal entre el ganado,tan común en las aldeas,serviría para endurecer la lengua de los animales y por sus propiedades higroscópicas favorecer la sed;de ahí el que hubiera particular interés en hacerlo la víspera de San Juan,ya que de este modo los animales buscarían el agua con mayor necesidad,bebiendo más abundantemente y así beber la "flor del agua",es decir ,la primera agua de la noche de San Juan.

La piedra del rayo o del rayu,también conocida bajo el término de raíz griega, ceraunia,era considerada según la leyenda como caída del cielo con el rayo,en los días de tormenta.
Suele ser de serpentina,diorita o jáspe,o simplemente de pedernal,y penetraría en la tierra hasta siete varas o estados de profundidad,para luego ascender a razón de uno por año hasta aflorar a la superficie.Otros creían que era el rayo que al caer a piedra engendraba la piedra.
En Caravia se colocaba en los establos porque las vacas que concebían en su presencia parían hembras.Tambien se la utilizaba para curar las retenciones y enfermedades de la ubre del animal,pues mojaban la piedra en leche y con ella frotaban la parte enferma.

La piedra de la culebra tiene según la tradición un origen animal,pues se forma con la baba endurecida de la culebra y más concretamente de un conglomerado impar de estos ofidios y de sus secreciones.Para otros el núcleo de la misma sería cualquier piedra o guijarro,sobre el cual la culebra deposita su veneno y,más raramente hay quien admite que ésta está alojada dentro de la cabeza misma del animal,que luego expulsa.
Su forma, naturaleza y color es variable.De aspecto azulado,pizarroso,pulido con vetas rojizas de oxido,negra,azul y porosa,o bien negra,oscura o jaspeada según la describen los vaqueiros.Cabal, que habla de tres clases de ésta piedra,señala que la hay "de asta de ciervo requemada y comvertida en carbón".Su virtud curativa está reservada para las mordeduras de culebra o de cualquier reptil (sabandija,etc.)al extraer y succionar por su porosidad el veneno de la mordedura.Tras su aplicación se la introducía en leche o agua,para que soltase el veneno absorbido y pudiera estar lista para nuevos empleos.

La piedra de las águilas es piedra incubadora,que,según el vulgo,se encuentra en el nido de estas aves para dar calor a sus huevos en incubación y favorecer el que estos sean empollados.
Es una piedra férrica,variedad de limonita y porosa,tambien llamada aetites y que resuena como si tuviera otra dentro,según afirma Castillo de Lucas.
Las mujeres la llevan como amuleto cuando están embarazadas.

La piedra de la leche o tcheitarina como la denominan los vaqueiros o piedra lleitaria,es de pizarra o marmol,blanca,pulida y jaspeada de pequeño tamaño, como avellana o cereza,y de forma ovoide o perliforme.Por ello se la incluía entre las cuentas del collar o como colgante aislado del cuello,como preservativo de las enfermedades de los pechos.

La piedra estancasangre que es jaspeada tiene,como su mismo nombre indica,un efecto hemostático e infalible contra la sangueira,hemorrajia o flujo de sangre.

La piedra de San Pedro es piedra santa contra todo maleficio y que,por ello se lleva en el occidente astur en el bolsillo o faltriquera.Su caracteristica esencial es su aspecto grisáceo,con tonalidad rosácea y el encuadre,sobre su configuración rectangular,de una cruz en aspa.La virtud de esta piedra contra toda clase de maleficios y útil a toda clase de males,reside en su cruz en aspa.Son piedras de andalucita,es decir,de silicato de aluminio y hierro, que explican en la actualidad perfectamente,la formación de la enigmática cruz tan valorada en ella,y que aun recogen hoy los romeros a Compostela que vienen de Illano en su paso por esta zona.
En las zonas de Boal,Allande y Tineo,en donde estas piedras son frecuentes,existía la antigua costumbre entre las mujeres de colocar en los bajos de sus faldas tales piedras como amuletos preservadores de las picaduras o mordeduras de las culebras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario