sábado, 26 de noviembre de 2011

LEYENDAS DE ASTURIAS


El pleito de los delfines:

Desde siempre, los delfines ( llamados también Calderones) han tenido una estrecha relación con los humanos, pero desde hace tiempo su visión en las costas es casi imposible. Para justificar esa desaparición existe la leyenda del pleito de los delfines.
Hace tiempo los delfines abundaban en las costas de Candás, Gijón y Luanco. Dotaban a las costas de gran alegría pero causaban grandes destrozos a los pescadores en sus redes, y como consecuencia de ello a su economía. Los pescadores desesperados hicieron una demanda para que el cura de San Félix de Candás, el señor Don Andrés García Castro, la presentase ante el Obispo de Oviedo.
Así procedió el cura, y llevó la demanda hasta Oviedo. Celebrado el oportuno juicio, se encomendó al Padre Maestro fray Jacinto de Tineo que se embarcara al mar, junto con un notario y los testigos pertinentes y leyendo la sentencia a los delfines les sugiriera desaparecer de la costa.
Fray Jacinto de Tineo así lo hizo, leyendo las censuras a los delfines, así que los calderones, tomaron la decisión de no volver a molestar a los pescadores y a sus redes, y por supuesto a su economía.
Desde ese día, los delfines no se acercan a las costas y cuando de vez en cuando aparece alguno varado en la orilla es por el castigo de haberse saltado las leyes.

*********************************************************

La Santa Compaña en Texois:

La Santa Compaña o Compañía es conocida en otros concejos asturianos, como Güestia , Buona Xente...
Como ya sabréis es una procesión de almas en pena que vienen a contar una muerte normalmente, así que se la considera de mal presagio.
Cerca de Teixois (Taramundi) era muy conocido que estas apariciones eran muy frecuentes. Una noche, un vecino del pueblo se encontró con la procesión y vio en ella una persona que le era familiar. La persona en cuestión era un amigo suyo que había fallecido hace unos años.
El difunto se dirigió a él y le pidió el favor de que le acompañase a la Virgen de Confort, allá en Galicia, ya que había muerto sin cumplir la promesa que la había hecho, y quedaron para ir una noche hasta la iglesia.
Llegó esa noche y caminaron hasta llegar a la iglesia. Una vez allí le dejaron unas monedas a la Virgen y volvieron hacia Texois.
Al parar por el camino, se pusieron a ver las estrellas y de repente el difunto desapareció.
Un poco temeroso, el vivo siguió su camino y llegó a Teixois contento de haber ayudado a su amigo el cual no volvió a ser visto en la Santa Compaña.

*********************************************************

La leyenda de la Virgen de la Barca:

Era una tarde en Navia, ya desde la mañana el día apareció azul con gran claridad.
Los pescadores se encontraban de muy buen humor porque había sido un gran día de pesca para los que volvían y prometía serlo para los que empezaban la jornada.
La flota que ahora salía, estaba compuesta de diez barcas de seis remos, y cuando el sol ya se iba ocultando, se echaron a la mar. Sin necesidad de alejarse mucho de la costa, puesto que todavía no había subido la marea, lanzaron las redes, con la sorpresa de una gran captura cada vez que las lanzaban.
Tan impresionados estaban, que no se dieron cuenta que se estaba formando una gran tormenta, justo encima de ellos. Cuando los relámpagos empezaron a deslumbrar, los pescadores salieron de su letargo, y planearon volver al puerto.
No pudieron hacer gran cosa, ya que cada vez, la tormenta era más grande, las olas inmensas y ellos apenas podían avanzar. Cuando casi llegaban a puerto, las olas les hacían retroceder y así se tiraron casi toda la noche. La situación cada vez era más insostenible, cuando a uno de ellos se le ocurrió rezar a la Virgen y todos le siguieron esperando un milagro.
Ya resignados estaban, cuando de pronto una de las barcas que estaba en peores condiciones, sintió un golpe como si se hubiera encallado en una roca, pero en lugar de resquebrajarse la barca, se inició una gran calma y con la luz de los relámpagos vieron que la última ola los había dejado en una roca, que la barca no tenía nada roto y que a un lado de ella estaba la imagen de una Virgen con el niño en brazos. La amarraron y con mayor fe que nunca se pusieron a rezarla y a darle las gracias.
A partir de ahí, el mar entró en calma, y llegaron a puerto casi al amanecer el día 15 de agosto, todo el pueblo estaba en espera de noticias y cuando los vieron llegar ellos contaron el suceso y comprendieron que la Virgen había obrado el milagro. Allí mismo, en aquella roca que desde este suceso se llama Peña de Nuestra Señora, fue proclamada Virgen de los naviegos. Se le hizo una iglesia en el pueblo y el pueblo la honraría con el nombre de Nuestra Señora de la Barca.

**********************************************************

El pozu Forniellos:

Hace muchos años, los romanos, que eran grandes constructores, andaban haciendo grandes obras y acueductos. Uno de los mas famosos era el acueducto de Segovia, todo hecho de piedra y de varios pisos de alto.
El jefe de obra andaba un poco desesperado por la magnitud del acueducto y presa de la desesperación, llegó a un acuerdo con el demonio, por el cual, se comprometía a acabar la obra a cambio del alma de su hijo.
El demonio acepto de buen grado la oferta y se puso a trabajar, convocando a varios diablos para que buscaran piedras. Cerca de alli en la sierra de Guadarrama había muchas piedras y muchos se fueron hacia allí, pero uno de ellos, llamado Forniellos, poco dado a las multitudes, se dirigió hacia el norte volando y llegó a Pajares. Cuando vio montañas de Peña Mayor supo adonde debía ir a buscar piedra y fue hacia ese lugar.
Por el camino se encontró con una moza que portaba un cántaro con agua y con mucha educación se pusieron a charlar, tan encantada quedo que ella le hizo prometer que volvería.
A la vuelta, volando, de la peña, sacó una piedra y se fue rumbo a Segovia, pero se dio cuenta de que había perdido mucho tiempo con la moza, así que con bastante miedo por el castigo dejo caer la piedra sobre la ladera de Peña Mayor y la dejó allí clavada.
Seguía Forniellos su camino, cuando vio de nuevo a la moza y recordando su promesa, volvió a adoptar apariencia humana y bajó a verla.
Cuando ya estaban empezando a charlar, el diablo se da cuenta de que en el collar de Gallea hay una cruz de oro. Viendo esa cruz, Forniellos comienza a chillar y se vuelve demonio, no sin antes agarrar a la moza por la cintura y desaparecer en el pozu.
El padre de la moza, de nombre Antón García, cuando hubo regresado, se enteró de la noticia y se puso a buscar por todos los lugares del pueblo. Al llegar al pozo uno de los vecinos encontró una cruz de oro al lado del pozu, pero por más que miraron en el fondo nada pudieron ver.
El padre, roto de dolor y de desesperación se arrojo al río pensando su hija.
De esta historia quedó el nombre del pueblo de Santagadía, en el concejo de Biemenes, el pozu donde cayó Gadea con Forniellos lo llamaron por su nombre, la piedra que tiro Forniellos Peña del diablu y el río en el que se tiró el padre, Antón García fue llamado.

Fuente visitada.
lacuruxa.es

3 comentarios:

  1. La que más me gustó fue la de la santa compaña. Por cierto a ver si investigas lo de los gamusinos. Es una broma que se hacía en mi pueblo a los que venían de Madrid. Se les hacía salir de noche a "cazar gamusinos" y se les gastaba bromas pesadas haciéndoles cargar sacos llenos de piedras y cosas por el estilo.

    ResponderEliminar
  2. Trimbolera tenemos leyendas muy bonitas en esta tierra.
    Hola Mario.Ya puse una entrada sobre la pesca de gamusinos hace tiempo, intentare recuperarla.
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar