jueves, 15 de julio de 2010

CANGAS DEL NARCEA-(LA DESCARGA)


En la Edad Media, la villa alcanzó importancia al fundarse, a 2km de ella, el Monasterio de Corias (siglo XI), además de por ser paso obligado de las rutas que comunicaban la comarca de la marina occidental de Asturias con Castilla, a través del puerto de Leitariegos, y con el concejo de Ibias y el oriente de Galicia.
Hasta 1927 la villa y el concejo se denominan Cangas de Tineo y para evitar confusiones con el concejo vecino de Tineo pasa a denominarse Cangas del Narcea.
En el siglo XX, a partir de la década de los 60, se desarrolló una importante actividad minera gracias a la extracción de carbón en el concejo, lo que trajo aparejado un enorme crecimiento demográfico y urbano. A la vez que se construían nuevos barrios desaparecieron también parte de los edificios que poseían valor histórico y arquitectónico.
A pesar de ello quedan restos en el núcleo histórico que permiten tener una visión de lo que fue la capital del concejo en otros tiempos.
Este auge comercial tuvo su repercusión en el asentamiento en la villa de Cangas de familias nobles y pudientes que levantaron en ella palacios y casonas, algunas de las cuales se conservan, no siempre en buen estado, hoy día.
Las casas del pueblo se apiñaban en calles estrechas y empinadas en la parte baja del pueblo, mientras la nobleza levantaba sus casonas y palacios en las zonas más llanas y privilegiadas con espacios abiertos, plazas y plazuelas.
El barrio de Entrambasaguas conserva ese aspecto medieval, con casas construidas en torno a la iglesia de la Virgen del Carmen. El día 16 de julio se sube a mediodía la Virgen del Carmen desde su capilla, en el barriode Entrambasaguas, hasta la basílica. A las ocho de la tarde, la procesión de la Virgen, en su regreso a la capilla, se detiene en la parte más alta del puente romano, momento en que más de doscientos miembros de la Sociedad de Artesanos comienzan a lanzar cientos de voladores a mano. Después de unos tres minutos se prenden las largas máquinas de voladores, situadas en el entorno del puente, que producen un estruendo ensordecedor que hace vibrar el suelo y el valle se cubre de una nube de humo, en un efecto sobrecogedor.
Más de 60.000 voladores de todos los tamaños son lanzados al aire en un tiempo récord que no suele superar los siete minutos, en un espectáculo único que es reconocido por los mejores pirotécnicos.
(Villa de Cangas del Narcea.htm)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada