miércoles, 26 de enero de 2011

CAMINO DE SANTIAGO POR AVILES


El camino de Santiago confluye en Avilés a través de dos rutas. Por un lado el Camino del Norte, que recorre la costa de la cornisa atlántica uniendo las villas marineras del mar Cantábrico. Por otro la ruta que, partiendo del Camino Francés en la ciudad de León, se interna en Asturias para visitar en la catedral de Oviedo a San Salvador y las reliquias de la Cámara Santa; desde Oviedo la ruta sigue hasta Avilés para unirse al camino costero y seguir viaje hasta Santiago de Compostela. Ambas rutas se unen en el acceso al centro la ciudad, en el punto donde está ubicado en la actualidad el Albergue de Peregrinos.

Avilés, considerada la ciudad medieval de Asturias, reúne en su extenso casco antiguo un importante legado histórico y patrimonial declarado Conjunto Histórico Artístico Monumental en 1955. Los dos kilómetros cuadrados que abarca el Casco Histórico acogen calles jalonadas de soportales, plazas, iglesias y palacios donde se reflejan estilos arquitectónicos que, remontándose al siglo XII, permiten realizar un paseo por la historia entre edificios, representativos de los estilos románico, gótico, barroco y modernista.

En época medieval la villa marinera de Avilés tuvo un destacado papel en la Ruta Jacobea. A causa de la inseguridad de los caminos europeos por la guerra de los cien años la villa se convirtió en el principal puerto marítimo de Asturias para acoger a los peregrinos procedentes del norte y noroeste del continente. Los peregrinos desembarcaban en Avilés para proseguir a pie el camino hacia Santiago, visitando previamente las reliquias de la Cámara Santa en la Catedral de Oviedo.

Desde principios del S. XVI la ciudad disponía de Hospedería y Hospital de peregrinos.
El camino se introduce en la ciudad antigua por la Calle de Rivero. Su trazado se remonta al S. XVII, cuando la antigua villa amplia su extensión fuera de las murallas medievales. A lo largo de su recorrido se encuentra el Parque de Ferrera con 81.000 m² de extensión, la fuente de los Caños de Rivero y la Capilla de San Pedro, dando paso al tramo soportalado que acompañan al caminante hasta la Plaza de España.

La Plaza de España, corazón del Casco Histórico, acoge tres palacios de arquitectura barroca del S. XVII: El edificio del Ayuntamiento, el Palacio de García Pumarino y el Palacio de Ferrera. En sus aledaños se encuentra igualmente la fuente de los caños de San Francisco, las calles soportaladas de San Francisco y Galiana y el antiguo convento franciscano, que originario del S. XIII ha sufrido diversas modificaciones para ser en la actualidad la iglesia parroquial de San Nicolás de Bari
Por el lado derecho de la plaza de España el camino continúa a través de la Calle Ferrería, denominada así por ser en el pasado lugar de asentamiento de las herrerías. La calle es de origen medieval, ubicada dentro de las antiguas murallas, estando íntegramente soportalada. En su trazado se ubican la casa de Valdecarzana, estilo gótico del S. XIV, la Iglesia de de los Padres Franciscanos, estilo románico del S XII, y la capilla funeraria de los Alas S. XIV.

El camino sigue a la sombra del Palacio de Camposagrado, estilo barroco del S. XVII, y limites de la Plaza del Mercado, para internarse en el barrio Marinero de Sabugo por la calle soportalada de Bances Candamo hasta llegar la Plaza del Carbayo. En esta plaza, centro del antiguo barrio marinero, se encuentra la Iglesia Vieja de Sabugo, estilo románico del S. XIII. En un lateral del exterior de la iglesia se encentra la Mesa de los Mareantes, en torno a ella antiguamente los pescadores organizaban las campañas pesqueras y dirimían asuntos de interés colectivo.
A partir de la plaza del Carbayo el camino sale del Casco Histórico dirigiéndose a los altos de San Cristóbal para seguir ruta hacia el próximo concejo de Castrillón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada