miércoles, 19 de enero de 2011

LOS PICOS DE EUROPA


COMO LLEGAR A LOS PICOS DE EUROPA


Los picos de Europa son un macizo montañoso sito en la cordillera Cantábrica, al norte de España, entre las comunidades autónomas del Principado de Asturias, Cantabria y la provincia de León.

Recientemente declarado en 1995 Parque Nacional, está dividido en tres macizos bien diferenciados gracias a los ríos Deva, Duje, Cares y Sella que delimitan y separan a cada uno de los tres macizos. En la zona oeste de los picos de Europa se encuentra el macizo occidental o del Cornión, es el más extenso de los tres aunque sus altitudes no superan al central, siendo la Torre Santa (2596 m) su cumbre más alta y una de las más elevadas del conjunto montañoso teniendo un gran interés alpinístico. Este macizo ha sido uno de los primeros parques nacionales declarados en España (22 julio 1918) y ahora ampliado al conjunto de los tres macizos.

En la zona contigua hacia el este delimitado por el río Cares, nos encontramos el macizo central o de los Urrieles, es el de características más alpinas de los tres. La cima más alta de este macizo y a la vez de los tres macizos es la de Torrecerredo (2646 m). Pero sin duda alguna el pico más característico de este macizo y de todo el conjunto montañoso es el Pico Urriellu más conocido como Naranjo de Bulnes (2518 m) Su primera ascensión data de 1904 y marcó el inicio de la historia de la escalada en nuestro país. Ya en la zona este y delimitado por el río Duje, se halla el macizo oriental o Ándara siendo el menos extenso de los tres y con altitudes más moderadas alcanzando un máximo de 2444 m en la Morra de Lechugales.

HISTORIA DE LOS PICOS DE EUROPA

El paisaje áspero de los Picos de Europa, sus montañas, riscos y picachos han sido siempre refugio seguro para sus moradores, que desde aquí eran inexpugnables frente al invasor.

Ya en el Paleolítico Superior (entre 35.000 y 10.000 años de antigüedad), aparece en escena la especie humana. En este período la actividad principal era la caza. Su preferencia por los abrigos rocosos ha dado lugar a una gran cantidad de cuevas paleolíticas con presencia de este arte rupestre en la Península.

Es en el Neolítico cuando el hombre domestica los primeros animales herbívoros y aprende a cultivar la tierra. Surgen así los primeros pobladores de los Picos de Europa que, asentados en los valles, se desplazaban temporalmente a los pastizales de montaña, donde el ganado encontraba abundancia de alimento.

Entre los siglos II y I a.C. llegaron los pueblos Celtas. Antiguos pobladores de estas montañas, eran un pueblo propenso a divinizar los fenómenos y elementos de la naturaleza y distinguido por su valor en la lucha. El "Mons Vindius" era su Dios, al que veneraban, que no era otro que el "Monte Blanco", haciendo alusión a las blanquecinas peñas calizas que asoman de los macizos Central y Occidental. Abrigados por su dios de Piedra, astures y cántabros eran invencibles en las contiendas hasta que el propio César Augusto tuvo que intervenir para conseguir la pacificación tras diez años de luchas internas.

Siete siglos después (año 711), llegaron los árabes y de nuevo las peñas brindaron su protección a los astures. De esta forma, Don Pelayo, con un reducido ejército, consiguió vencer al ejército musulmán, entre aquellos bosques y macizos rocosos, en la famosa batalla de Covadonga (s. VIII). Se había iniciado un proceso que duraría más de 600 años y que se conoció como la Reconquista.

A lo largo de la Edad Media toman protagonismo las iglesias y monasterios, se fundan pequeños pueblos y se construyen caminos entorno a los Picos de Europa.

En estos parajes, la vida se sustentaba en la caza y ganadería. La fauna salvaje era tan abundante que todavía en el siglo XVI los hombres de Abamia iban a misa armados con lanzas. Desde entonces hasta nuestro siglo, el aislamiento geográfico mantuvo tradiciones y paisajes inalterables.

En el marco de las celebraciones que con motivo del 12º centenario de la histórica batalla de Covadonga, el 22 de Julio de 1918 se declara Parque Nacional de la Montaña de Covadonga del macizo de Peña Santa. En Covadonga fraguó para España el ideal de los Parques Nacionales.

Son muchas las voces que, durante una década, piden la integración del resto de los Picos de Europa en la Red de Parque Nacionales, y que se establezca un modelo de gestión que asegure la conservación de sus valores naturales y el desarrollo para sus pobladores.

MIRADORES EN ASTURIAS


Mirador de la Reina. En la carretera de los Lagos, Km 6,5. Vistas de los pueblos de los municipios de Onís y de Cangas de Onís, sierra de Cuera e incluso el mar Cantábrico en los días más despejados. Cuenta con paneles interpretativos.

Mirador del Rey. Al final de la pista que recorre la Vega de Enol. Vistas del Hayedo de Pome.

Mirador del Príncipe. En los Lagos, junto al área de Buferrera. Vistas de la Vega de Comeya. Cuenta con paneles interpretativos.

Mirador de Ordiales. Al final de la ruta a pie a Ordiales, a 3,5 horas de camino desde los Lagos. Vistas del valle de Angón y sierras de la Cordillera Cantábrica. Aquí se encuentra la tumba de Pedro Pidal, Marqués de Villaviciosa y promotor del Parque nacional de la Montaña de Covadonga.

Mirador de Camarmeña. En el pueblo de Camarmeña, encima de Poncebos. Vistas al Naranjo de Bulnes.

Mirador del Pozo de la Oración. En Poo de Cabrales. Vistas al Naranjo de Bulnes.

RUTA DEL CARES

Descripción de la ruta:
Se inicia la ruta con una corta pero empinada subida por la izquierda del Río Cares hasta Los Collaos, punto en el que se desciende hasta encontrar la senda tallada en la roca que en este punto está junto al canal.
A partir de aquí la senda es prácticamente llana. Tras cinco kilómetros, llegamos a la majada de Culiembro, de donde parte el canal del mismo nombre que asciende hacia los puertos de Ostón.
Seguimos caminando, apreciando que aumenta la altura respecto al río, llegando después al puente de Bolín, donde cruzamos el río a gran altura, volviendo a cruzarle poco después por el puente de Los Rebecos.

Por último, recorremos una zona de túnel con ventanales excavado en la roca, en la zona más angosta del recorrido y llegamos a La presa de Caín, donde empieza a abrirse el valle e iremos viendo las casas de Caín.

www.el-caminoreal.com/picoseuropa




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada