lunes, 17 de enero de 2011

EL CASTAÑO EN ASTURIAS


La madera, de castaño y de otras especies, es un importante recurso que proporcionan los montes asturianos. Desde hace muchos cientos de años, la madera ha sido un material básico para la construcción y un combustible necesario para combatir los fríos invernales o hacer funcionar las primeras industrias.

La historia de los montes y pueblos asturianos es en gran medida una historia de árboles y madera. La leña calentaba los hogares en los primeros poblados mientras los mejores troncos
se usaban para levantar cabañas y cuadras. La madera de hayas, abedules, avellanos y otros árboles del monte, cuidadosamente seleccionados y cortados en luna menguante, se convertía en manos expertas en cómoda s madreñas y útiles herramientas de trabajo.

Avanzando en el tiempo, y con la llegada de las primeras industrias, la madera se buscaba como combustible, usada en forma de leña o para su transformación en carbón vegetal. El intenso carboneo de los montes y la saca de madera para construcción y mantenimiento de las grandes flotas hispánicas fueron reduciendo la superficie de los bosques, sobre todo en las zonas costeras y más accesibles. La explotación continuó después, cuando la madera empezó a utilizarse en la entibación de minas y el tendido de líneas de ferrocarril.

El castaño (Castanea sativa) es un árbol caducifolio que puede llegar a alcanzar los 30m de altura. Sus hojas son grandes, alargadas y con el borde aserrado. El fruto es la castaña, que aparece en grupos de 2 ó 3 en el interior de los denominados erizos. Se distribuye por toda Asturias por debajo de los 700 m de altitud. Es un árbol cultivado desde la antigüedad para aprovechar su madera y su fruto.
La mayor parte de los castaños presentes en el territorio asturiano corresponden a plantaciones realizadas con el fin de su aprovechamiento. Parece ser que fueron los romanos con la invasión de su imperio, quienes difundieron el castaño por amplias zonas de la Península Ibérica.

El aprovechamiento maderable de las plantaciones de castaño se realiza cortando los árboles casi a ras de tierra dejando los tocones o cepas para que rebroten de forma natural originando nuevos fustes que podrán volver a ser cortados al cabo de unos cuantos años.

La madera de castaño es fuerte, resistente y duradera. Su color es marrón claro pero se va oscureciendo con el paso del tiempo. Algunas veces las piezas de gran tamaño, vigas, postes, etc. tienden a agrietarse. Tradicionalmente en Asturias ha sido una madera muy utilizada en la construcción de viviendas, hórreos, paneras, cuadras y también para muebles.
En el caso de los hórreos y paneras, estos se construyen en castaño a excepción de las vigas de la base o “trabes”, que suelen ser de roble porque es una madera todavía más dura que el castaño. Por su durabilidad se ha empleado desde siempre para postes, estacas, portillas de prados, etc. Este sistema de cerca se puede considerar como la forma artesana y tradicional de cerrar los prados y fincas en Asturias.

Usos:
Las castañas se pueden comer crudas, hervidas, asadas o dulces. En Francia es común vender un dulce de castaña conocido como marrón-glacé. Una forma sencilla de asarlas es realizar un pequeño corte en cada castaña y calentarlas en un contenedor metálico a 400ºC durante 10 ó 15 minutos. El objeto de realizarles un corte es evitar que estallen mientras se asan.
Otro uso importante de las castañas es la harina, con ella se puede preparar pan, pasteles y pasta.
Las recetas gastronómicas de castañas están saliendo a relucir últimamente con la recuperación de recetas tradicionales, especialmente en Italia.
Para conservar las castañas éstas tienen que estar completamente secas antes de retirar la cápsula espinosa que las contiene, y dejarlas en una caja o barril cubiertas de arena fina.
La castaña constituyó un importante aporte calórico para el hombre, y también para los animales domésticos ya que se utilizó su alimentación, debido a que son ricas en grasas, proteínas, minerales y en vitamina C.



1 comentario:

  1. Hola Marisa. Quiero darte mi más sincera enhorabuena por este tributo al castaño tan valorado por nuestra empresa especializada en productos gourmet elaborados con castañas de Galicia. Te animo a que sigas con esta iniciativa y si algún día vienes por Orense no dudes en llamarnos. Un saludo cordial. José Posada (teléfono: 988 23 05 45)
    www.marronglace.net

    ResponderEliminar