domingo, 16 de enero de 2011

PALACIOS Y CASTILLOS DE ASTURIAS


El palacio Ferrera está situado en la parroquia de Báscones en el concejo asturiano de Grado.
El núcleo más antiguo es un gran torreón exento, de planta rectangular, que hoy forma conjunto con el palacio de los Ferrera, pero que es mucho más antiguo.
Es una obra militar muy fuerte, con varias saeteras. Las puertas de entrada tienen una altura superior a 3 metros. Aunque el historiador Fernández Miranda lo supone del siglo XII, por sus caracteres es de tiempos góticos de los siglos XIII-XIV. A su lado había una casa fuerte, hoy desaparecida, reformada por los Álvarez Rivera y origen del palacio actual.
La construcción de los Álvarez Rivera pasó al marquesado de Ferrera por el matrimonio de la primogénita de la Casa de Rivera con el marqués de Ferrera y posteriormente a María Ramona Quiroga Navia Osorio, descendiente de los Ferrera, que fueron los grandes reformadores del palacio a finales del siglo XIX y principios del XX.
En esencia, éste es un gran cuerpo rectangular con dos pisos de galerías acristaladas en marco formando arcos de medio punto. Un patio se abre en medio de la muralla con escudo, y tiene una hermosa escalinata en el lado izquierdo, en parte cubierta. Al fondo, un piso bajo con ventanas rectangulares seguido de una galería arqueada, y finalmente otra de tipo semejante a las de la fachada. Parte de este patio está revestido de azulejería polícroma moderna.
La capilla forma bloque con el palacio, es de piedra, con arco de medio punto.
El palacio forma complejo con el torreón, la casa de labor en la parte posterior, y el puentecillo de acceso que se halla en el camino, algo antes de llegar a él. En la Guerra Civil fue cuartel militar durante quince meses.



El castillo de Soto de los Infantes está situado en el pueblo del mismo nombre en el concejo de Salas en Asturias.
Hoy en día sólo se conserva restos del torreón medieval, arruinado en parte. Puede contemplarse a la salida del pueblo, junto a la carretera que conduce hacia Salas por el Alto de Ablaneda.
Fue mandado construir por los Miranda sobre el año 1500
El castillo de Tudela está situado en La Focara aunque pertenece a la parroquia asturiana de Santianes, en el concejo de Oviedo (España).
Se trata de una fortaleza levantada sobre las ruinas primitivas de un castro, mandado reformar por Alfonso III y demolido por Juan I en el año 1383.
Lo conservado en la actualidad responde desde el punto de vista constructivo a los siglos XIII y XIV, y se limita prácticamente a los restos del torreón. También se aprecian las líneas del doble foso que lo rodeaba. El castillo fue propiedad de Gonzalo Peláez junto con los de Gozón, Buanga, Proaza, Alba de Quirós, Luna y Aguilar.
Fue declarado monumento histórico el 22 de mayo de 1965.



El Castillo de San Martín está situado en el concejo asturiano de Soto del Barco.
Este castillo está edificado o reconstruido sobre una fortaleza de la época Romana, que a su vez se asienta sobre un establecimiento castreño. Este excepcional yacimiento arqueológico fue excavado en la década de 1990, aunque desafortunadamente no se han publicado como debiera ser los resultados de aquellas campañas. Sí conocemos, por diversos datos aislados, que el yacimiento tiene ocupaciones de la primera y segunda edad del Hierro; de época romana y altomedieval. Sobre estos últimos horizontes se asienta ya el castillo.
El castillo consta de una torre de planta cuadrada y tres pisos, con ceñidas saeteras, sin cubierta y rematada en 16 almenas, unidas las angulares. Todo ello aparece rodeado de una cerca que llega hasta la orilla del río Nalón, y que en otras épocas incluía diversas construcciones como la iglesia de San Martín.
Actualmente, el castillo presenta a su alrededor edificaciones del siglo XIX que incluye una vivienda con galería en voladizo en toda la parte superior, de madera y acristalada, balaustrada, fuente y área ajardinada.



El Castillo de Peña Manil hoy en día en ruinas, está situado en la zona oriental de Asturias, en el concejo de Cangas de Onís. Este castillo estaba situado en la peña del mismo nombre que está situada cerca del pueblo de Cebia en la parroquia de Labra. En 1906 Hermilio Alcalde del Río prehistoriador y académico de la historia, realiza la primera excavación del yacimiento, en la que encuentra fragmentos de cerámica. Tras diversos estudios este historiador juzga el lugar como un asentamiento de principios de la Reconquista, ya que desde esa posición se ve una amplia zona. Estudios posteriores indican que este asentamiento pudo estar en el mismo lugar en dónde existía un castro.


El castillo de Las Caldas, también denominado castillo de Priorio, es un conjunto monumental situado en el término municipal de Oviedo (España), a escasos kilómetros del casco urbano. Está casi oculto por la vegetación, y rodeado por el río Gafo, afluente del Nalón. Almenada fortaleza con dos altivas torres flanqueándola, semioculta por la arboleda.
Se edificó en el siglo XIX a partir de las ruinas del original, construido en época de Alfonso II; siglos más tarde caería en manos del obispo de Oviedo. Sirvió, también, como refugio al noble insurrecto Gonzalo Peláez. Fermín Canella ( El Libro de Oviedo, Oviedo, 1887) escribe respecto de él: «Se levanta en el término de esta parroquia San Juan de Priorio el castillo de Priorio, que pertenecía a la Mitra de Oviedo. Siguió siempre perteneciendo a los prelados ovetenses, y, en 1381, García Alvarez de Palomar, rindió pleito-homenaje, como alcalde del castillo, al obispo don Gutierre».



El castillo de Villamorey también llamado castillo de los Aceales está situado en el concejo de Sobrescobio en Asturias.
Este castillo, situado en un cerro que domina la parte alta el embalse de Rioseco, está hoy en día casi en ruinas.
Los orígenes de este castillo datan de la época romana sufriendo posteriores reformas y construcciones. La primera reconstrucción importante data de la época de Alfonso I siendo la primera referencia escrita el legado de Fernando II a la orden de los Caballeros de Santiago en 1185, propiedad que se mantuvo hasta el año 1565.
El castillo aparece hoy en día en el escudo del concejo de Sobrescobio.



El Castillo de Campogrande, conocido popularmente como el Castillo de Blimea está situado en las cercanías de la población de Blimea, en el municipio asturiano de San Martín del Rey Aurelio.
Probablemente su origen se encuentra en una de las torres defensivas que se alzaban a lo largo del Valle del Nalón, construidas por los romanos. Parece ser que en época medieval, en torno al siglo XIV, se construyó el castillo aprovechando el asentamiento defensivo anterior. Existe una leyenda sobre su dueño y la hija de éste, Florinda, que acabó suicidándose por amor.
Ya en el siglo XIX, encontrándose en ruinas, fue rescatado por el vizconde de Campogrande, Álvaro Fernández Miranda, para convertirlo en residencia. Durante la Revolución de Octubre y la Guerra Civil, fue asaltado. Según algunos testimonios, habría sido el socialista Belarmino Tomás el que ordenase el saqueo de los valiosos muebles y obras de arte. Más tarde sería asaltada la biblioteca por parte de los nacionales. En los años 60 aún estaba en buen estado de conservación, pero acabó por derruirse. Hoy en día se encuentra en completa ruina y sólo se conserva el escudo de los Fernández-Miranda.

Fuentes-Wiquipedia

1 comentario:

  1. Por tierras de Quirós está el conocido castillo de Alba cuyas ruinas coronan un peñasco calizo entre los pueblos de Coañana y Faedo. Nunca ha sido excavado a fondo, conserva los muros perimetrales y la puerta de arco.
    En Teverga están las ruinas del castillo de Alesga. Y en Proaza la torre del Campo y en el paraje de Vegamande la torre de Prada y los vestigios del primitivo castillo de Proaza.
    Sería interminable la relación de fortalezas, perdidas u olvidadas.
    Saludos.

    ResponderEliminar