viernes, 21 de mayo de 2010

LA CASA MARIÑANA

Este tipo de casas se extiende por los concejos de Les Regueres, Llanera, Oviedo, Siero, Noreña, Gijón y con alguna variante Villaviciosa.

La planta es siempre rectangular, con cubierta de tejas a dos aguas y caballete paralelo a la fachada principal, orientada al Sur o al Este. Se construye con manpostería caliza o arenisca que puede dejarse vista o revocarse.

A izquierda y derecha del portal y un paso más altos que él , se localizan los denominados "cuartos d´afuera", utilizados como dormitorios y que tienen el piso, el techo y un tabique medianero de tablazón. Entre el techo de estos "cuartos" y el faldón de cubierta quedan conformados dos pequeños desvanes abiertos al portal, a los que se accede con escalera de mano y que se usan para almacenar toda clase de utensilios.


Al fondo del portal una puerta da paso a la cocina y otra de mayores dimensiones, a la cuadra, encima de la cual se sitúa el "payar" o "tenada", cuya entrada también se abre al portal. La parte destinada a vivienda presenta diversas variantes, pudiendo estar toda ella destinada a cocina o dividida con tabiques de tabla, barrotillo o ladrillo macizo, dando lugar a la aparición de nuevos espacios privados (alcobas) o plurifuncionales como la "mediocasa" que es a la vez vestíbulo, almacén, comedor y prolongación del espacio de cocina.

La carencia o existencia de desván encima de la cocina está condicionada en parte por el tipo de "llar", pues si éste es bajo el humo tiene que salir a través de los intersicios de las tejas y no puede efectuarse un cerramiento horizontal que lo impida; en estos casos es común que el horno integre todo su volumen en el espacio de cocina. Cuando el "llar" es alto y adosado a una pared ("cocina de meseta") el humo se libera a través de una campana que cobija el lugar del fuego y la boca del horno, cuyo volumen se acusa al exterior de la vivienda; la salida canalizada de humos posibilita entonces la creación del desván.

La horizontalidad que caracteriza a la "casa mariñana" se pierde gradualmente cuando es imprescindible crear nuevos espacios de vivienda, lo que provoca un crecimiento en altura, en el que sin variar formalmente la planta baja, se llega a tres tipos de evolución, cuyo último estadio supone duplicar la superficie útil al desarrollarse un piso alto sobre toda la planta inferior.

(Asturias Popular--La Voz de Asturias.)





No hay comentarios:

Publicar un comentario